miércoles, 19 de noviembre de 2014

SOY NECIO

A vueltas con las palabras, como siempre.

La incongruencia de definirse como necio sin remedio. La necedad es lo único que realmente depende de nosotros, no quiero ser necia, espero no llegar a serlo jamas.

Necio es el ignorante, terco en su ignorancia, presuntuoso en ella misma.

La ignorancia se cura aprendiendo. Para aprender hay que asumir que no se sabe, si no se sabe no se jacta uno en la necedad, se dispone a escuchar en silencio.

¿Como avanzar con un necio que se jacta de su propia necedad?

Pues aquí estoy, aprendiendo del discípulo, del maestro, del sabio, del ignorante pero jamas del necio.

La necedad esta rodeada de egocentrismo, del placer de regodearse en una superioridad inexistente, porque el necio presumiendo con arrogancia de su estulticia, se abraza a ella como mástil de protección para no responsabilizarse en absoluto de nada, nunca sera culpable, es necio, por lo cual siempre sera una víctima inocente de los demás. 

Un necio es un verdugo disfrazado de víctima.
Su arma el chantaje emocional.
Infantilismo quizas. Victimismo....

http://es.wikipedia.org/wiki/Victimismo

¿Que diferencia al victimista de una autentica víctima?

La víctima es consciente de su dolor propio, personal, no necesita de los demás que asuman su dolor, ni que lo compartan. 
Conscientes de su dolor la felicidad ajena, la compañía fecunda de risas, aliento, alegría son armas contra el dolor propio. La victima recibe consuelo en la comprensión, no en la eternización extensa del dolor.

El victimista precisa que todos sufran junto a el, el no hacerlo le convierte en enemigo, culpable directo de todo nuestro mal. Siempre habrá un culpable, un verdugo, cualquiera es apto excepto el victimista, que cede a otros su propia vida para evitar responsabilizarse de ella.

Las palabras, cuanto enseñan si son realmente escuchadas.
Tiendo a evaluar despacito las palabras que me exponen, ellas traduciran los ocultos planes de la mente, la mente nuestra aliada contra ella misma.

No seáis necios.





No hay comentarios:

Publicar un comentario