viernes, 7 de marzo de 2014

¿VERGÜENZA?

Este enlace es un titular que lei el 1 de marzo. 
http://www.laopinion.es/tenerife/2013/02/28/desmaya-calle-mujer-hijo-dias-comer/462018.html 

No quería escribir sobre el, no por el titular en si, sino por una palabra que desde ese momento me martillea en la cabeza, dos días sin comer son normales por aquí, los mareos también, aun no hemos llegado al desmayo. Que en España hay gente pasando hambre ya lo sabemos, nos estamos acostumbrando incluso, para mi no es noticia y me alegro que para muchos todavia lo sea.

No pidió ayuda porque le daba "VERGÜENZA"

Si, este es el problema, pedir debe darnos vergüenza, pedir comida, porque otras causas son loables. Ahora mismo estoy formando activa de diferentes movimientos ¿solidarios? no sabría definirlo, porque los he visto crecer desde dentro, personas con problemas graves, en absoluto económicos, movilizar, concienciar y conseguir soluciones. Hoy mismo Diana esta ya fuera de quirofano, conseguido adelantar dos años su operación, salvada su vida, su familia, sus hijos felices, supongo que no olvidara que fue la gente, la solidaridad quien lo consiguió, Pedro su esposo deja patente su agradecimiento constantemente. El dinero no era problema, Diana era antes de caer enferma una alta ejecutiva, pero el dinero a veces no lo es todo.

Tampoco el dinero es problema para Dana, si fuera por dinero estaría mas que solucionado, sin embargo he visto también desde dentro como miles, porque ahora ya somos miles de personas, se han movilizado para ayudar a Raul y Vero, comprenderles y apoyarles porque han puesto sus emociones y han comprendido como se llega a querer a un perro. Porque Dana es una perra, única ya porque ha tocado el corazón a miles de personas, cruzado fronteras y quizás sera la pionera en conseguir la primera manifestación canina (que yo sepa) porque la gente se ha solidarizado, unido emocionalmente, creado una gran y hermosa familia. A través de Dana se encontro a Rocko, Lala , encontrado hogar de acogida a Nuka que vendrá a formar parte de mi ya gran familia. Se ha hecho a personas felices, solidarias.

He visto la cara de una de mis abuelas cuando le lleve a su gato, me emociono, agradecí tanto a este otro grupo de personas que unidas conseguimos estos pequeños milagros diarios, Tessy, Isabel, Adela... Y dos chicas que dedicaron su semana de vacaciones para gastar sus ahorros en viajar desde Suiza a Mallorca trabajar como locas, doy fe, desde las 7 am hasta las 00:00 pasadas, agotadas, pero solo tienen una semana, no hablan español, yo no hablo ingles, mi querida abuela menos pero nuestros ojos lo dicen todo. 
Han dedicado su tiempo, su dinero en venir a hacer felices a personas que como ellas aman a los animales. Y mi abuelita llevaba tiempo triste apagada, ahora sonríe de nuevo.

Interaccionar, quien me iba a decir a mi que dos chicas que estan tan lejos, que no conozco absolutamente de nada, llegarían a saber de mi, de mi abuelita y de tantísimos otros, que viajarían para traer felicidad, lo mejor es que a pesar de su agotamiento se las veía radiantes de felicidad en lo que hacían.

También parece que conseguiré por fin que mi enfermedad tenga asociación y pueda acceder a los derechos de las enfermedades raras, que también es una historia para darle de comer aparte.

Estoy viendo como gente interactuando, implicándose de verdad consigue cosas, pero es necesaria implicación.

Y sin comentar la política que estoy mas activa que nunca, espero estar en Madrid el 22, realmente deseo estar allí. No estoy quieta en ningún ámbito ni nivel, sin dejar de seguir tirando el carro de mi inmediatez, del día a día con todo lo que conlleva.

Hace un momento he dejado de escribir asustada, de repente había silencio, si tienes cinco niñas jugando y hay silencio, hay problemas, jajaja
Afortunadamente solo se han atrevido a poner la tele, pensando que no me enteraría (flojita) pero con los niños tengo las alarmas bien engrasadas. Increíble lo que hace la tele con los niños, me gusta mas oírlas discutir, reír o llorar, al menos se que están bien.
Por cierto insisten en que os ponga sus notas, si insisten entenderéis que son buenas. La verdad es que son buenas estudiantes. 

Pero continuemos...

VERGÜENZA Es lo que existe en el entorno social donde se pasa hambre. Cuando el tema nos incomoda... 

La ultima vez que fui a Palma, admire a esta gente que pide, hable con todos y cada uno de ellos, di parte de mi miseria a algunos, compartí mi teléfono. Porque hay que tener valor, intentadlo veréis como nos han inculcado que pedir comida provoca vergüenza, creo que pocos de los que me leéis seriáis capaces de levantaros ahora mismo e ir a una esquina a pedir, no podríais superar la vergüenza.

No hay que sentir vergüenza de robar, ser corrupto, ser asesino desalmado, pero de tener hambre si, se siente vergüenza.

Tampoco nos da vergüenza pedir para el hambre de los demás, la justicia, la dignidad, esto es loable, pero porque ya no somos pedigüeños somos solidarios que es muy distinto.

La verdad es que estoy enfadada, he visto en mi entorno mas cercano como la vergüenza esta afectando de forma negativa a personas maravillosas. Porque la vergüenza no es una virtud, somos responsables de nuestros actos, podemos aprender de los errores con lo cual nada de que avergonzarnos, esto es crecer, evolucionar, aprender. Podemos no aprender, repetirlos, esto es habito, superarlo o no también depende de nosotros, si decidimos seguir en el no seria lógico sentir vergüenza, no la conocemos, que es lo que le pasa a nuestro desgobierno por cierto, no sienten vergüenza para nada.

Si nos convencen que pasar hambre, pedir por cubrir necesidades básicas debe avergonzarnos... 

Creo que la vergüenza debería sentirla una sociedad que permite que sus necesitados se avergüencen.

Hemos sido espectadores de la caridad, viendo en películas como debíamos admirar a aquellas damas que iban a dar de comer a los pobres, dando de comer a los negritos, como algo digno de admirar, no como algo lógico dentro del genero humano, sino especial...
Recuerdo que me impresiono fuertemente el comentario de un indígena de visita a la civilización. No entendía que nos llamáramos avanzados teniendo gente en la calle pasando hambre y frió mientras otros tiraban comida y había casas vacías, según el en su tribu jamas se permitiría algo así.
El tampoco sentía vergüenza, no tenia de que avergonzarse.

Juntos podemos mover montañas, pero dejemos a un lado las vergüenzas, seamos apoyo mutuo en el camino, porque nos queda mucho camino por recorrer y todos necesitamos de todos.

Sobre todo no permitamos que nadie mas pase hambre por vergüenza. Y esto si que realmente depende de nosotros.

Los casos de los que os he hablado:

Diana (La nota de agradecimiento de su marido)

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10203423213011051&set=a.1356954773959.2052257.1534180378&type=1&theater

Dana

Es un grupo de facebook, podéis colaborar simplemente difundiendo.
Seguir su historia es realmente enternecedor.

https://www.facebook.com/groups/496566207118433/

Hoy a traves de las recomendaciones de mi infatigable Javier, leia una historia divertida, en ella un parroco sentia asco de tocar a los pobres... 

http://ballesterada.blogspot.com.es/2014/03/el-senor-me-guia.html

La añado porque por ella me he decidido a escribir, ella me ha llevado a recordar de nuevo el articulo con el cual inicio esta entrada, a pesar de que como es habitual en mis divagaciones, salto de elucubración a elucubración de forma desordenada, también tiene mucho que ver la imposibilidad de escribir de forma continuada. Probad a escribir rodeados de esta tribu.

Pero lo que realmente quería hacer entender es que podemos hacer miles de pequeñas cosas, uniéndonos para ser mas fuertes.  Se consiguen éxitos, no permitamos que nos limiten a hundirnos en su infierno mediático.

Mis plantas me reclaman antes de que caiga la noche, empieza la temporada de semilleros. 

Hasta aquí mis divagaciones, ya sabéis que os quiero.












No hay comentarios:

Publicar un comentario