miércoles, 5 de febrero de 2014

IMPORTANTE

A veces es complicado mantener la fe, la ilusión, la esperanza.
Pero nunca, nunca, podemos ni debemos permitirnos hacerlo.

Desde que tengo conciencia de mis razonamientos (que no de razón) creía en un mundo mejor. A pesar de que ahora la crisis nos este apretando mas que nunca la cuerda, no quiero imaginar lo que sintieron los españoles aquel fatídico 36, ni lo que puede sentir una madre en el cuerno de África viendo morir a su hijo agonizando de hambre. 

Simplemente lo vivieron otros y los que aun sobreviven, los del 36 están asustados porque lo ven muy negro. Esto me asusta también, oír la opinión de quienes lo pasaron realmente mal, peor que nosotros, me aterra.

Pero esto también me da ha entender que solo somos capaces de exaltarnos realmente con nuestras vivencias directas, la historia no nos sirve, nos quejamos sin valorar que podríamos estar muchisimo peor, aunque no se trata de conformismo, se trata de que cuando estábamos bien olvidabamos a los que estaban mal.

Cuando empece a razonar un poco imaginaba un mundo distinto, que yo creia (y creo) mejor.
En mi mundo mejor ocurría algo distinto a lo que me rodeaba, la gente realmente se ayudaba mutuamente, no se juzgaba gratuitamente, se amaban unos a otros... A mi alrededor en el mundo que vivia había niños muriendo de hambre, allá a lo lejos, en el Congo, porque cuando yo tenia seis años, los niños que morían de hambre eran del Congo.
Quería ser monja, misionera, entre los seis y los doce años. A pesar de mi carácter rebelde, inconformista, curioso, yo sorprendentemente quería ser monja misionera e ir al Congo con estos niños.

Después ocurrió algo que me cambio las ideas, algo que nos ha ocurrido a muchos, descubrí que sacerdotes y monjas eran seres humanos, con pasiones, deseos, errores, como yo misma. Sin generalizar, he conocido gente maravillosa que viste habitos.Pero no lo lleve muy bien, a veces me pregunto, si no hubiera ocurrido ¿seria monja misionera?

Hay cosas en la vida que quizás nos cambian la existencia.

En aquellos tiempos hablabamos de Vietnam, una guerra cruel que aun guardamos en la memoria, pero las guerras continúan, siguen muriendo inocentes porque otras personas uniformadas o no, los masacran.
Y son personas, como yo...Ama a tu prójimo como a ti mismo, quizá esta como muchas otras frases o citas marcaron mi vida.

El mundo somos nosotros pero nuestra visión es realmente egoísta, la mía también supongo, realmente soy tan imperfecta como otro ser humano, como cualquier otro adapto las normas a mi... ¿personalidad? o al ego, como deseemos llamarlo.

Quizás sea esto lo que se decepciona, el ego que impotente ve su esfuerzo no recompensado. Porque esperamos recompensas...

Cuando me decepcione de la iglesia que por cultura me correspondía sentí un vació tremendo, necesitaba a Dios y lo busque, descubrí tantísimas creencias y religiones...Algunas me atraían pero todas finalmente imponían comportamientos y ritos a cambio de... ¿Vida eterna?. Mi conclusión final fue:

Si existe la vida eterna, es eterna, existe antes que yo y existirá después ¿supeditada a una media de 80 años terrestres? además ¿un universo desconocido y sorprendente para que mis limitaciones decidan mi eternidad?

Si existe vida eterna ya existía antes, existira después y solo dependera de mi misma, solo yo puedo conectar conmigo encontrarme, nadie ni nada puede actuar de intermediario entre yo y mi eternidad o quizás solo mi ego puede impedírmelo.

Y si no existe vida eterna ¿para que preocuparme? ¿Acaso necesito un dios para distinguir el bien del mal? 

Y creo que aquí esta el gran problema humano, no distinguimos el bien del mal, solo cuando miramos al que tenemos al lado osamos criticar comportamientos que quizás no queremos percibir en nosotros mismos.

Necesitamos cambiar, ser humanos, entender nuestras imperfecciones, pero luchar por mejorar cada día y ello precisa esfuerzo.

Un día cuando contaba ocho años leí algo que me acompañaria toda la vida. Era un poema de Neruda.

Algún Día
en cualquier parte,
en cualquier momento,
indefectiblemente
has de encontrarte contigo mismo,
y solo de ti depende que sea tu momento mejor
o la más amarga de tus horas

Quizás sea esto encontrarse a si mismo, es de locos, no comprendo a la humanidad, incluso me cuesta comprender no haber tirado la toalla. ¿Somos malos por sistema? ¿Ciegos? ¿Sordos? 

No queremos comprender que TODOS hemos permitido que esto llegara hasta aquí, pretendemos continuar sin asumir que no es mi familia, mi pueblo, mi País, sino TODOS los que pueblan este planeta, quienes con su conformismo, comodidad, pereza o simplemente porque no ven mas allá del ombligo estamos permitiendo que este hermoso planeta sea un vergonzoso espectáculo y no lo digo por supuestos aliens, lo digo por cada uno de nosotros, empezando por mi misma.

El poder de cambiar esta en cada uno de nosotros, no podemos exigir que cambien los demás primero, ni que sean como nosotros, ni siquiera que nos comprendan, debemos implicarnos en cambiar, ser mejores, simplemente mejores, pensar en los demás como pensamos en nosotros, comprendiendo hasta nuestros errores. 

A veces creo que no puedo mas, quiero tirar la toalla, pero entonces recuerdo que estamos cambiando el mundo y me obligo a seguir, luchando por mejorar día a día, no ser la mejor, en absoluto, porque mi visión del bien y el mal es completamente subjetiva, me limitaban los dioses.

Espero realmente que esto sea un periodo minúsculo dentro de la eternidad, espero que este caos tenga el sentido que precede al orden, porque a veces mi raza en general me parece inhumana, irreal, me siento limitada, me parece tan sencillo, pero seguimos destripandonos a cualquier nivel. ¿Quien tira la primera piedra? ¿quien no critica, juzga, mira su beneficio..? a cualquier nivel, yo misma.

Hoy a llegado un envió de ropa, de Fina, mil gracias por cierto.
Esto aquí es una fiesta, los repartos intentan ser justos, muy altruistas por cierto, pero había un pañuelo... me ha encantado, he dicho, para mi !!!, pensaba que me merecía esta elección inmediata por... ¿porque? ¿por ser yo? bueno, he reflexionado pero al final todas han insistido en que me lo quedara, pero... realmente he pensado que me lo merecía mas que otro. Todos podemos mejorar, nuestro error es esperar a que los otros mejoren para ponernos en marcha.

Este escrito lo he continuado en distintos periodos de tiempo, aquí siempre surgen cosas que requieren atención, pido disculpas si es algo inconexo.

A veces me siento cansada, pero sin ser la mejor que los errores han forjado mi resistencia, sin limites de dioses, seguiré luchando por mejorar para ver si así día a día cambiamos el mundo.

Ayudadme a recuperar la fe en la humanidad, no hablo de dinero, ni cosas, estoy harta del maldito dinero, decidme que vale la pena porque a veces siento miedo.

2 comentarios:

  1. Qué bueno el poema de Neruda. Creo que lo había leído alguna vez, pero estaba olvidado.

    Yo precisamente no soy el mejor para ayudarte, no soy muy optimista... Soy muy optimista, pero no en eso.
    Es decir: pienso que en este mundo ganan y ganarán "los malos", los que jamás se hubieran planteado, como tú, si eras egoísta por coger un mísero pañuelo. Pero no queda otra que presentarles batalla y ponérselo todo lo difícil que podamos.

    Y quizás así distraigamos el miedo y aplaquemos el sentimiento de culpa, porque podríamos limitarnos a llevar la vida cómoda de los que no se hacen preguntas. Y tal vez eso valga la pena :)

    ResponderEliminar
  2. Los malos nunca alcanzaran la paz de poder encontrarse consigo mismos y no avergonzarse. Gracias Salva por hacerte preguntas, la vida comoda es la que realmente se vive de frente no escondidos tras los barrotes de una jaula aunque sea de oro, al menos para mi, aunque a veces me gustaria poder "disfrutar" de esta ceguera colectiva y selectiva de los que callan.
    Aprovecho para felicitarte y agradecerte de nuevo tu blog. Saludos.

    ResponderEliminar